Una solitaria Navidad

CUENTOS ‚ú®ūüďöūüéÖ

La noche estaba hermosa, el aire se respiraba h√ļmedo‚Ķ que auguraba en el alma‚Ķ estaba especial‚Ķ estrellado a m√°s no dar‚Ķ las luces de la ciudad apagadas‚Ķ el recuerdo de otras noches en otros lugares m√°s solitarios.. que recuerdos se agolpaban en su mente‚Ķ
S√≠, el tiempo hab√≠a pasado, ambos distaban de sus vidas de otrora como dista la Luna del Sol‚Ķ siempre cerca y lejos al mismo tiempo, siempre compa√Īeros, amigos y amantes, con un amor puro, con un amor simple. Ellos se amaban como se aman dos personas que se saben especiales el uno para el otro, √©l con su barba afeitada, sus ojos de brillo singular, su camisa azul celeste, nunca ella sab√≠a decir si celeste o azul era parte de s√≠ misma, no decidirse jam√°s. Ella luc√≠a su belleza expresada en el mirar y en la sonrisa, ella trasluc√≠a la belleza de su alma. M√°s que importancia ten√≠a esta, la m√ļsica de la noche buena, los villancicos cantados por los ni√Īos de Viena en el CD era nost√°lgico como si hubiese que recordar otros d√≠as. Ella se sent√≠a feliz, tenia muchas preocupaciones pero ninguna se solucionaba pensando en ellas, ninguna se resolver√≠a esa noche, pens√≥ solo dedicarse en ser feliz, la m√ļsica cambio por unas cumbias, sambas y guarachas, espantando la nostalgia, todos estaban felices, el ritmo elevaba los √°nimos, m√°s aliviados con un poco de vino, que era delicioso, apropiado para la ocasi√≥n. No en demas√≠a, moderado, hab√≠a que disfrutar la noche, y la noche ser√≠a larga, una navidad llena de adornos que ornamentaban las paredes, s√≠, ella amaba la Navidad hab√≠a tra√≠do adornos para cubrir las paredes del recibo‚Ķ una reuni√≥n en que nadie se conoc√≠a y se conoc√≠an al mismo tiempo, eran extra√Īos y no lo eran, como explicar eso, todos conoc√≠an un √°ngulo de sus vidas pero jam√°s el √°ngulo de 180 grados, en ese abanico de posibilidades. El coraz√≥n de ella estaba feliz, hab√≠a decidido regalarse en esa noche sin regalos, un coraz√≥n nuevo, una decisi√≥n nueva, un momento nuevo, se lo merec√≠a, se lo merec√≠an todos. La vida continuaba su viaje, continuaba sin cesar, no importaba lo que viniera, la vida nos dar√≠a mas sorpresas‚Ķ hab√≠a estado con un humor extra√Īo pasando del ext√°sis a la mayor de las tristezas, de la ilimitada opulencia a la mayor de las apreturas, s√≠, era feliz, la vida segu√≠a su ritmo indefinido.. pero bueno, esa era parte de su existencia.. por qu√© luchar tanto, para qu√© luchar. Esa noche, se hicieron un regalo ambos amigos‚Ķ un regalo de aclaraciones, un regalo de precisiones no he dejado de amarte, nunca deje de tener la ilusi√≥n te he amado siempre, pero t√ļ lo dijistes, no eres la persona que busco‚Ķ
duro, fuistes duro, pero eras as√≠ capaz de decir las mayores cosas sin pensar en lo que ella sentir√≠a, pero t√ļ eras as√≠‚Ķ y ella se quedaba callada sin poder decir nada, te odiaba y te amaba al mismo tiempo, era un amor muy tonto no es cierto un amor muy incondicional, ella odiaba eso‚Ķ pero as√≠ era‚Ķ le dijo nunca he dejado de pensar en ti‚Ķ y no he dejado de enviarte mis pensamientos amorosos que importancia ten√≠a eso s√≠, ya hab√≠a alguien m√°s en la vida de √©l‚Ķ que no te hac√≠a feliz, pero te esforzabas por serlo. No lo entendi√≥, no pudo comprender ella no pudo saber si era feliz, s√≥lo que lo intentaba‚Ķ hab√≠a cruzado el r√≠o‚Ķ y bueno quer√≠a decirle que ella no se casara, que no se comprometiera‚Ķ que la libertad era una compa√Īera solitaria?, a√ļn tienes la ilusi√≥n? se pregunta ahora.
Que te har√≠a feliz le preguntaste y ella siempre generosa de coraz√≥n, siempre dando amor por todos sus poros estaba tan feliz, solo dijo que lo √ļnico que le hace feliz es que tiene un coraz√≥n para amar y que tiene la capacidad de amar y seguro que todos sienten ese amor rebosando de su coraz√≥n, cuando la ven, le sonr√≠en‚Ķ le aman‚Ķ y ellos saben que ella les corresponde. Lo otro que la hac√≠a feliz es el so√Īar, que ma√Īana es otro d√≠a‚Ķ que lo que hoy se ve terrible, ser√° diferente, luchando estaba‚Ķ
buscando una historia‚Ķ inventando historias‚Ķ adoraba imaginar cosas, verse haciendo cosas diferentes‚Ķ imaginar, que ir√≠a a China y que se mezclar√≠a entre la gente, y que nadie se dar√≠a cuenta de ella, pero ella sab√≠a que eso no era posible‚Ķ se notaba mucho su esp√≠ritu, de generosidad y de amor‚Ķ ella ten√≠a que disfrutar el durazno en flor, el ciruelo en flor, ten√≠a que mirar el grano de arroz, ten√≠a que mirar a los ni√Īos y escrutar sus rostros buscando sus corazones‚Ķ que no se hubieran da√Īado‚Ķ
Miraba a esa mujer hermosa, delgada, que compart√≠a con su esposo‚Ķ saltaban de un tema a otro‚Ķ y conversaban‚Ķ de sonidos a lo lejos ‚Ķ ella se concentraba en sus pensamientos, siempre sintiendo que tenia compa√Īeros de viaje, amigos en los lugares mas ins√≥litos, ella adoraba conversar, adoraba compartir. Pero estaba siempre con esa mochila que compart√≠a con sus fantasmales amigos‚Ķ llena de recuerdos, llena de an√©cdotas, llena de episodios no comprendidos, llena de pel√≠culas mudas, llena de cosas sin sentido, retazos de una vida, vista desde los ojos‚Ķ adoraba caminar, no se cansaba jam√°s, nunca sab√≠a donde la llevar√≠an sus pasos, pero adoraba detenerse en el camino, hablarle a un √°rbol, a una flor, a los edificios, a las calles, a las nubes, a los cielos‚Ķ se enamoraba de los sitios y lugares como si as√≠ pudiera retenerlos en su memoria, en la memoria del coraz√≥n‚Ķ de los sentimientos ‚Ķ de las impresiones. Esa Navidad, en vez de los tradicionales abrazos‚Ķ s√≥lo paso un instante‚Ķ de un profundo silencio‚Ķ casi desapercibido‚Ķ ella lo not√≥ ‚Ķ pero la cumbia vin√≥ y el momento pas√≥‚Ķ se mezcl√≥ todo‚Ķ hab√≠an ganas de abrazarse pero s√≥lo quedo para el √°mbito privado, como si no fuera bien visto‚Ķ ser√≠amos todos de personalidades introvertidas, qui√©n lo sabe, hab√≠a la confianza y por otro lado no, que contrasentido, pero las relaciones humanas son complejas, educados para no molestar, ser discretos. Los asistentes se empezaron a marchar, unos primeros, otros despu√©s‚Ķ s√≥lo quedaron los que entusiasmados con la conversaci√≥n, con el baile‚Ķ siguieron amenizando su noche. S√≥lo se quedo ella, en la habitacion vac√≠a, repas√≥ la magia, el momento, mientras estuvo all√≠ sinti√≥ que otras personas que no estaban con ella en ese momento, la recordaron, fue un sentimiento que la embarg√≥, sinti√©ndose acogida, amada‚Ķ
que estaba pasando con ellos‚Ķ parec√≠a que las muestras de afecto estuvieran vedadas, ella ten√≠a necesidad del abrazo, necesidad de sentirlo, no le bastaba con saber, no le bastaba conocer de ese amor. Necesitaba la cosa f√≠sica‚Ķ para que ten√≠amos este cuerpo si no pod√≠amos expresarlo, algo estaba atorado en ella, finalmente se fue a descansar, pero era extra√Īo‚Ķ no sent√≠a sue√Īo, quer√≠a quedarse mirando el amanecer, pero la l√≥gica del cansancio al d√≠a siguiente, la hizo tomar un sue√Īo corto, habr√° dormido dos horas pero despert√≥ bien, dispuesta a la batalla del d√≠a, no exist√≠a el descanso‚Ķ como si los √°ngeles esa noche la hubieran acompa√Īado con mucho amor, con mucha paz. Daba gracias a Dios, de tener la vida, de poder disfrutar del paisaje, de poder sentirse alegre, contenta, feliz, llena de amor, durante un sue√Īo a ella le hab√≠a visitado un ser muy especial, le hab√≠a dicho que s√≥lo qui√©n ama puede ser feliz‚Ķ y no s√≥lo a las personas, si no tambi√©n a la vida, al entorno que la rodeaba‚Ķ hab√≠a razones para amar, el sol brillaba en lo alto, las flores mostraban sus botones, los √°rboles luc√≠an m√°s verdes, y la noche hab√≠a sido hermosamente estrellada‚Ķ hab√≠a amor en lo que cada uno hac√≠a, habia dedicaci√≥n y esfuerzo‚Ķ dedicados a una b√ļsqueda incansable de las notas de perfecci√≥n del alma de cada uno. Era un trabajo silencioso, casi imperceptible para muchos, pero cada uno de ellos trabajaba con su propia perfecci√≥n, a veces √©sta se disfrazaba en apoyar las causas de otros, otras veces en el trabajo cotidiano, hecho casi autom√°ticamente, pero no, tambi√©n hab√≠an momentos de reflexi√≥n, momentos de meditaci√≥n, momentos de preguntarse y responderse a s√≠ mismos, ese era el crecimiento de cada uno, hecho vida, los errores cometidos, deb√≠an ser la piedra de tope, que nos ayudara a avanzar y no quedarnos estancados en lo que ya no pod√≠a ser corregido, avanzar hacia adelante, ser mejores que s√≠ mismos, es una consigna silenciosa, t√°cita, no ten√≠a caso compararse con otro, pues el trabajo era personal, y las historias de cada vida son particulares, especiales y √ļnicas‚Ķ por ello, nunca podemos comparar nuestras vidas con otras vidas. La de cada uno ya es diferente, y est√° llena de nuestra forma de pensar, hacer y sentir. Esos pensamientos de su mente hab√≠a sido el regalo que hab√≠a dedicado esa noche a sus colegas,
amigos, familia y compa√Īeros‚Ķ esos pensamientos‚Ķ en que la embargaba la nostalgia, en que necesitaba tanto sentir un abrazo, as√≠ que envi√≥ esos abrazos invisibles a cada uno, para que supieran que alguien en alg√ļn lugar hab√≠a pensado en ellos‚Ķ y les hab√≠a enviado mucho amor‚Ķ y por sobre todo mucha paz.

I want to remind you, my Website has “translate” into your language, thanks for being here x
amadriadi © Copyright Protect My Work Limited

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s